Entregas

Entrega XII: Dislocated Time. Spaghetti New Wave & Breakdance (Segunda Parte)

frdavidpickupthephone

Como bien es sabido, la nueva ola desembocó en decenas de corrientes una vez entrada la década ochentas. Con la connivencia de la electrónica de saldo y el fulgor de las listas de éxitos, el pujante italo-disco se cruzó con todas ellas y además participó activamente en la popularización de un género que aún sigue esperando -de verdad- su correspondiente revival: el breakdance.

F. R. David“Pick up the phone” (1982)

Francés de origen tunecino, Robert Fitoussi es un ejemplo palmario de reciclaje arribista al que la tecnología le proporcionó la cobertura necesaria para, varios lustros después de sus primeros éxitos dentro del pop barroco y la chanson de palo, triunfar por todo lo alto con sus ínfulas de figura todoterreno. Responsable de una de las canciones más cursis y edulcoradas de todos los tiempos (“Words”, mundialmente conocida y explotada hasta la saciedad en toda emisora remember que se precie de ser tal), en el disco al que dicha canción proporcionaba título genérico se reservaban otras sorpresas que no por más desestimadas eran menos terapéuticas. “Pick up the phone” fue single y hasta tuvo su correspondiente video-clip, y en ella F.R. David se empapaba –muy a su manera- del espíritu rock con tintes nuevaoleros de Rick Ocasek para construir una gema de impacto certero, siempre presidida por su inefable registro cuasi-femenino. Posteriormente siguió atesorando éxitos muy menores y es de los que, inevitablemente, se ha visto forzado a recuperar su bombazo de marras para explotar un legado que se mueve como pez en el agua en cualquier espectro de fagotización ochentera que se presente.

Leyla“My name is Leyla” (1986)

Otra muestra “sui generis” de acercamiento a la new wave, esta vez enfocada a fenómenos como Blondie o incluso Lio. Incluida exclusivamente en el recopilatorio italo “Fior Di Loto”, cualquier información adicional al respecto es muy bien recibida, ya que se trata de una pieza nada desdeñable y de la que nos sería de interés conocer la identidad de, por ejemplo, la cantante y su correspondiente e inenarrable dicción.

Diana Est“Marmo di citta’” (1984)

Auténtica estrella del principio de la era electrónica italiana, es conocida curiosamente por su peor canción, “Le Louvre”. En la cara b, sin embargo, nos encontramos una canción con muchísima más enjundia que, atención, parece compuesta para el primer disco de Kiki D’Akí (no desentonaría para nada, por tanto), contemporáneo a Diana. Escuchen del tirón ambas producciones y pásmense. ¿Casualidad?, ¿influencias muy comunes?. Delicatessen pop eletro-nostálgica.

Paolo Music“Disco winter” (1984)

Escrita por Massimo Berti, de los interesantes Wish Key, está comandada por un saxo muy propio de la época, dotando a la pieza del acostumbrado desenfoque post-glam que inoculaba por entonces dicho instrumento. Otra de esas pronunciaciones de juzgado de guardia (con mérito extra: problemas de tartamudez adquiridos desde la infancia) para una referencia que conoció recientemente un rescate digital por parte de ZYX, atendiendo así a una tenue demanda dentro de la militancia italo. Los problemas físicos derivados de los mentales durante el éxito de su única canción han hecho de Paolo toda una ‘fashion victim’ del spaghetti, un maldito sin remisión.

Eminence“Ok Challenger” (1985)

Otra para hard collectors. Cara b de su segundo y último single (“Hollywood by night”). De la partitura son responsables Massimo De Martino y Sergio Rava, habituales de Jo Squillo. Sophisti-disco por culpa de un saxo que da paso a un smooth-rap combinado con gotas de breakdance. Crossover lo llaman.

danceclubpapaya

Dance Club“Papaya” (1984)

Gente de Camaro’s Gang oculta en este breakdance de tendencias proto-hipsters. Estética pre-indie (las caretas y el gualtrapismo se adelantan estéticamente a Penelope Trip en casi una década) con letra estúpida y residual. El Guincho podría coger esta pieza y hacerle una remezcla a la altura del mestizaje electrónico-tropical que ya propugnaban estos italianos. Y es que, ¿no recuerdan las segundas voces –y en general el tono general de desparpajo- a las de Pablo Díaz-Reixa?. Dance Club serían hoy de lo más trendy.

D.J. Look“Capita” (1983)

Los procelosos mares de las curiosidades italo no conocen, aún a día de hoy, límites en lo que creemos entender por sus profundidades. Glorioso rap con toques funk de socarrona temática y limitada factura diseñado por los hermanos Frizzi (uno de ellos, Fabrizio, es un conocido presentador de la época). De hecho fue compuesta como parte la banda sonora del thriller “Delitto in Formula Uno” del mismo año, y todavía no conoce un rescate que haga justicia a esta perla autóctona del recitado mediterráneo.

Video Kids“Woodpeckers From Space” (1984)

Clásico indiscutible del más enfático eurodisco de los ochenta. Desde Holanda con amor… y tragedia: Peter Slaghuis pasó a formar parte de la leyenda cuando perdía la vida pocos años después debido a un accidente automovilístico. Es muy interesante la incursión en solitario de la otra mitad del invento, Bianca Bonelli, que obtuvo algún sonado éxito en la misma época que este “Woodpeckers from space”. Tiene un video-clip que se adelanta un lustro a las animaciones Richard Williams para “Rober Rabbit” que ilustra un burbujeante rap-breakdance con efectos de incipiente videojuego. Irremediablemente adictivo.

Aquí el recopilatorio que incluye las canciones de las entregas XI y XII:

http://www.4shared.com/zip/5DBE2PgK/New_Wake__Breakdance.html?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s