Entregas

Entrega XIX: Dance The Disco-Funk (Primera Parte)

KikiGaidaVirginalMystery

Noches empapadas de grooves impenitentes, riffs mainstream y amores nuevos. El frescor de unas voces despreocupadas intercediendo en medio del zumbido de la canícula. La vertiente europeísta del Coco Funk.

 

Anneclaire – “All Summer Long” (1985)

Compuesta por el binomio Daniele Callegari y Stefano Trevino (que repetirían con el smoth-soul de Sam Jordan), con un estribillo destellante y, en general, una instrumentación nada vulgar (saxo triunfante incluido), a pesar de una dicción un tanto justa. Contundente.

 

Anneclaire – “I Want” (1986)

Entre el breakdance y Madonna, la voz aniñada de Anneclaire vuelve a ponerse a las órdenes de Callegari en otra pieza refulgente –“víctima” de unas cuantas remezclas- de funk aguado absolutamente pegajosa. Dos de dos, algo bastante valorable en este ámbito.

 

anneclaireallsummer

 

Silvie Stone – “Charming Prince” (1983)

Incunable de Il Discotto, fue compuesta por Ennio Tricomi y Enzo Vallicelli (Cruisin’ Gang), muy fans ambos de The Doors -ya que no en vano una de sus primeras composiciones llevaba por título “L.A. Woman” y, más tarde, por fin se atrevieron con el “Roadhouse Blues” de los de Morrison-. “Charming Prince” recuerda a cosas de Cristina o Lizzy Mercier Descloux, es decir, más cerca del desprejuiciado post-funk de finales de los setenta y principios de los ochenta que de otra cosa.

 

Clad – “Summer Nights” (1987)

Misteriosísima composición de la que sólo sabemos que fue editada en un fugaz sello discográfico, Paradise Records -filial de Gruppo Paradise Invest- con tan sólo cinco referencias. El estribillo es precioso e hiper-veraniego con los acostumbrados teclados fofos.

 

IvanBaila

 

Iván – “Baila” (1985)

Daba título a su cuarto álbum y, junto con “Telenovela”, la mejor canción de aquel disco y de toda su desconcertante discografía. Canción oficial de la Vuelta Ciclista a España de aquel año (el primer entorchado de don Perico Delgado). Compuesta por Claudio D’Onofrio y Giorgio Vanni (habituales también de Miguel Bosé) y arreglada por el simpar Luis Gómez Escobar, uno de los compositores a sueldo españoles más importantes de todos los tiempos. El canto de cisne de Juan Carlos Ramos Vaquero.

 

Zeta – “Wonderin’ Why” (1985)

Otro oscuro objeto de deseo. Zeta tuvieron otro éxito –“Eh-Ah-Oh”- dentro del sello Cruisin’ Records, donde Alessandra Crociali, el citado Ennio Tricomi y Romano Trevisani hicieron sus armas, juntos o por separado. Llama la atención el tratamiento de voz de una de las cantantes, totalmente acelerado y, en general, el tono lejanamente tropical y hasta africanista de esta pieza ignota que nunca aparece en los boletines discográficos.

 

kiki-gaida-isole-vergini-front

Kiki Gaida – “Virginal Mystery” (1987)

La Lolita del Italo-Disco por excelencia, algo así como la versión italiana de Vanessa Paradis. Eso si Steve Piccolo (Lounge Lizards), compositor y padrino de Kiki, aceptara ser el Gainsbourg de turno. Existe una versión en italiano, pero nos hemos decidido por la inglesa con el fin, esta vez, de sumarnos a la vertiente más mundialista de este invento. Tras finalizar sus estudios en Siena, Federica Gaida se recicló como directora de Foreigners, My Own Media y Stranieri In Italia, dejando su faceta como niña-prodigio para los anales del tardo-italo. “Virginal Mystery” tiene todo lo que promete su título: frescura, inquietud y una consitencia musical fuera de toda duda. Muy apreciado por el coleccionismo japonés, nos chivan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s